viernes, 31 de mayo de 2013

La Hacienda Matiavi Salinas

La hacienda Matiaví-Salinas, de la Curia Metropolitana desde 1916, completó este juego de propiedades, en la que se ha obtenido la mejor ganadería y animales de transporte de la Sierra. La cantidad de ganado que pasta, para leche y carne, hasta el momento, es una de las mayores de la Sierra.

LAS SALINERAS. El Corregimiento de Chimbo, luego provincia de Bolívar, tenía las mejores minas salineras del país, razón por la cual han constituido fuente de ingreso para los propietarios de las tierras donde se encuentran, y para las comunas indígenas que han trabajado y usufructuado de ellas por siglos. Para su recolección se inundaban los potreros aledaños a las vertientes y se los dejaba secar al sol, se la recogía, graneaba y empacaba en sacos llamados salineros, para la venta. Por ser yodada esta sal, no existe bocio en su población. Dejó de ser negocio la recogida de la sal, que antes fuera el principal menester de los indios de las comunas de Salinas y Simiatug, cuyas comunidades tuvieron su asiento en los grandes latifundios, de 30.000 a 60.000 ha.